martes, 6 de octubre de 2009

¿Amigos?

¿No están nuestras vidas llenas de virtualidad? Quizá siempre lo estuvieron. Cuando la dama de antaño esperaba la carta de su amado, transportada por barco ¿vivía un amor real o uno virtual? Aquel sentimiento era tan fuerte e intenso que talvez, en el fondo de su corazón, muchas deseaban que nunca llegue a ser real... para que no se estropee.
Bien lo dijo Baudrillard: el simulacro es verdadero.

6 comentarios:

CARICATO dijo...

SALUDOS, LOS INVITAMOS A USTEDES Y A SUS SEGUIDORES A VOTAR EN LA ENCUESTA DE REVISTA CARICATO SOBRE QUIÉN ES EL CARICATURISTA MÁS REPRESENTATIVO DEL ECUADOR EN http://revistacaricato.blogspot.com. LA ENCUESTA CONCLUYE EL 13 DE DICIEMBRE.

Anónimo dijo...

buen aport me gusto

Gabriela dijo...

Ay tan cierto..!

GuAmBrA LoCo dijo...

eso de que la amada prefiere ese amor de lejos o virtual para noe stropear ese sentimiento...

es verdad... a veces hay amores que se manejan demasiado bian asi, con esa distancia con ese misticismo...

Anónimo dijo...

No será que el que tiene miedo no es la chica sino él... o sea el Bonil?

MARCO CHAMORRO dijo...

Me encuentro encantado con tu blog.
Abrazos